Carrazana

carrazana foto

Foto: Ángel V. Míguez

Falleció, aparentemente. Es como si caminara todavía por la calle del Paradero, junto a la acera de la tienda “Londoncity” –buenas tardes, Carrazana, hace sol, Remedios está bella, vaya con Dios–, lo veo, no es una metáfora, Julián se me hace ahora más tangible.
Quiero conversar otra vez, quiero que sonría cuando percibe que los hijos de la villa aún sienten por la tierra. Falleció, sólo en cuerpo, lo llevan al camposanto, sólo para remarcar su memoria. – ¿qué pasó en el siglo XVII, por qué la ciudad aún permanece? – Carrazana guarda las respuestas en su voz constante, esa que ahora escucho.
Lo conocí ya viejo y lo noté nuevo, siempre me daba consejos –A Remedios hay que quererla, ella ha sobrevivido muchas negaciones, sobrepasó la enconada traición de varios de sus hijos–. Él nunca quiso que yo marchase de la villa, me escabullí por la salida de los piratas, hice de forajido la tarde de autobuses y guiños habaneros.
Una exposición de tablas viejas, antes inservibles, permanece en el Archivo Histórico de la ciudad: fantasmas, curas, incendios, demonios, la vida y la muerte, los espíritus de muchas eras. Julián las pintó, las barajó en su casona colonial, las llenó de recuerdos inventados y ciertos (alguien dirá que la historia no se transforma, pero los hombres-historia tienen derecho a todo).
Carrazana miraba a lo profundo, como aquella vez, en una esquina de la calle Alejandro del Río, –bien se ve, muchacho, que quieres ayudar a Remedios– y estaba sonriente con su bastón, estaba satisfecho porque todo era su obra, porque mi sentir y el de muchos era su obra, porque a través de otros él vio que todo tenía destellos. Julián fue del grupo de los sabios antiguos, hablaba como si escribiese un libro.
Su hablar era como las voces de muchos.
Cuando trabajé en la radio, Carrazana era una especie de gurú, muchas historias que bebí de aquel oasis de conversaciones, crónicas que luego eran el eco del hombre y la ciudad (hombre y ciudad son un binomio grandilocuente, cuando de esencias hablamos). Y Julián me seguía en las ondas hertzianas, propagábamos los mensajes que despertaban egos locales, que realzaban la leyenda.
Pude haber escrito millares de libros junto a él.
Preferí alejarme en una tontera personal, irme del nicho, probar el adoquín ajeno, que parecía más firme que la tierra colorada.
La tierra me llama, los nombres se entrecruzan, se confunden, la tierra parece errática, dispersa.
Julián falleció y soy yo el fallecido.
Ahora dirán que estuve lejos, que no pude decirle adiós, que las ondas hertzianas hubieran llevado su nombre en andas.
Ahora Remedios tiene doble silencio, la radio calla, la ciudad calla.
Una exposición de tablas pintadas reposa, el hombre no.
Las esencias viven, simplemente así.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Carrazana

  1. Mis amigos del grupo de facebook Yo soy Remedios responden al post, acá una muestra…

    Tania Bienvenida Reyes Abreu
    Perdida Física de un Autentico Remediamo
    Me gusta · Responder · Reportar · 4 de febrero a las 20:37

    Carlos Alberto Perez
    Un homenaje bien merecido. Gracias Mauricio Escuela, por tan bello gesto.
    Ya no me gusta · 1 · Responder · Reportar · 4 de febrero a las 21:39

    Cachita Bello
    E PD.
    Me gusta · Responder · Reportar · 4 de febrero a las 22:52

    Greisy Fong
    Comparto el criterio de Carlos, merecido homenaje a Carrazana, bella peraona con grandes conocimientos, Mauricio Escuela, verdaderamente tienes el don de la palabra al plasmarla en tus articulos, gracias
    Me gusta · Responder · Reportar · sábado a las 11:23

    Candido A. Bonachea Gonzalez
    Carrazana fue un ejemplo de autosuperación. De oficio zapatero, recibió en la edad adulta la responsabilidad de la dirección del Museo de Historia de Remedios, y llegó a convertirse en uno de los mejores historiadores de nuestro pueblo.
    Me gusta · 1 · Responder · Reportar · sábado a las 17:51

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s