El profeta

Una amiga de la redacción de Granma nos cuenta de su reciente viaje al continente madre de la Humanidad, África, acá la excelente crónica sobre uno de los protagonistas de aquella aventura sigilosa…

Por Yudy Castro Morales

Frente a su casa cuelgan, según cuentan, cientos de muletas y bastones. Allí los dejaron, como prueba de la cura, quienes acudieron en busca de una solución para sus males, y, al parecer, la encontraron. Dicen que el profeta solo necesita poner la mano en la cabeza del aquejado, rezar un par de oraciones, y al instante, en el nombre de Jesús, las personas quedan curadas. Incluso algunas que han llegado en sillas de rueda han salido caminando. Walter Magaya es relativamente joven y no es el único profeta de Zimbabwe, pero debe ser quizás el más famoso y su popularidad ya alcanza a otros países cercanos. Muchos hablan de su última visita a Botswana donde fue recibido por una multitud que no pocos Jefes de Estado envidiarían. En Sudáfrica ha movilizado alrededor de un millón de personas y unas 500 000 se reúnen en Harare, la capital zimbabuense, en cada una de sus misas. Sus “milagros” han llegado a oídos de embajadores y funcionarios de gobierno y dicen que también ellos le han confiado sus problemas, los cuales han desaparecido “como por arte de magia”, por así decirlo. Religiosamente, Magaya abre las puertas a sus cultos cada domingo. La entrada es gratis, al igual que sus consultas. Pero la gente, agradecida, le hace ofrendas. Él también se ayuda. En sus predios vende “protecciones” y aceites “curativos”, casi “milagrosos”. Y la gente cree y compra. Incluso los incrédulos compran. Ya este hombre “bendito” es rico y tiene escolta, aunque como dicen, nadie que hable en el nombre de Jesús lo hace para enriquecerse. No obstante, se rumora que ha hecho muchas contribuciones y que de sus ingresos dona el 90% y se queda apenas con el resto. Tal vez sea cierto, pero a la mayoría no le interesa esa parte. Solo quieren creer. Lo necesitan. Y cuando no exista Magaya se inventarán otro, porque nunca se ha concebido a África sin sus profetas.

Anuncios

Un pensamiento en “El profeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s